Archivi Blog

La taberna de Lesseps

20_img_0025

Tres décadas avalan a un local de visita obligada para todos aquellos que amen las carnes y pescado a la brasa y que tengan un punto sibarita, conscientes de que todo lo que se ofrece es de alta calidad. El local es agradable, muy frecuentado por grupos sabedores de que aquí pueden encontrarse, agárrense los gourmets, virutas de foie de oca o una croquetas caseras de jamón ibérico o bacalao que quitan el hipo. Algunas de las sugerencias más aclamadas de su carta son: el chupetón de buey del norte, la paletilla de cordero imperial, las costillitas de cordero de Aragón o el solomillo con foie y reducción de Pedro Ximénez. Trabajan directamente con pescadores, por lo que sus pescados del día pueden ser desde lubinas enteras a calamarcitos de playa. Como acompañamientos, podemos encontrar desde alcachofas a la brasa a espárragos trigueros o patatas fritas naturales. El steak tartar de solomillo de ternera es todo un estandarte! De postre aconsejo el cubo de chocolate casero, toda una experiencia.

Annunci

Can Xurrades

3666_681.dt

El espacio es de paredes de ladrillo vista habitadas por mesas preparadas al detalle donde predomina la amplitud y la sensación de sentirse en un entorno tradicional. También cuenta con una sala privada. El secreto del sitio está en el fuego, en la brasa de carbón de encina. Ninguna carne tiene pérdida en Can Xurrades, en especial la de buey, y es fácil encontrarlas en el menú del día, que perfectamente puede ofrecer rabo de buey a la cerveza con arroz o conejo tierno del Tarragonès con guarnición, por ejemplo. Una cosa es comer casero y otra es sentirse como en casa. El “Menú a tu gusto” es el gran valor añadido para los fieles de este restaurante por conseguir lo segundo mediante una apuesta innovadora: el cliente rellena el formulario con sus gustos desde la sal, el aceite y el pan favoritos hasta los vinos o incluso las decoraciones que prefiere. Así, cuando ese cliente pide mesa, el restaurante está preparado para incluir en su menú elementos de su “ficha”. ¿Se puede dar una atención más personalizada? El postre cambia mucho según la temporada, yo tomé los bunyelos de chocolate con chocolate caliente….pues…el paraíso en el paladar!!!

La caseta del migdia

Junto al castillo de Montjuic encontramos este chiringuito con una terraza idílica, en pleno bosque, que puede presumir de ser uno de los espacios más bellos de Barcelona. Aunque pocas cosas hay en la vida como un mojito aquí en una noche plácida de verano, en invierno tenemos que disfrutarla al mediodía. Por la noche tienen un solo menú, en la terraza con una inmejorable vista de Barcelona, cenando bajo los arboles de la montaña mágica. El menú incluye un aperitivo y un señor plato con una parillada variada de carne acompañada de ensalada. Bebida y crepes de postre. Nada más salvo sus snacks de aperitivo. El encanto de la caseta se basa en la sobriedad. Todo esto por unos 20 euros y una noche muy diferente de lo habitual.

Can Punyetes


Lejos de sofisticados establecimientos con maitres de acentos irreconocibles y trajes de Armani encontramos este recomendable establecimiento que hace de la sencillez su razón de ser. En sus tres locales de Barcelona no sólo te sientes como en casa, sino que comeréis como en casa y os trasladaréis, felices, a esas interminables reuniones familiares en las que todos hablan a la vez. Para comer, su surtido de butifarras no tienen parangón, aunque también destacan sus costillas de cordero, la tira de ternera, el chorizo criollo, el pollo de corral o su lomo muy sabroso. Además en la carta hay tapas que se van desde las anchoas al jamón ibérico, la tabla de queso o los embutidos a entrantes como los entremeses, las ensaladas o el melón con jamón. Sus diversas torradas con queso, paté y embutidos pueden ser una buena alternativa para quienes tengan el día poco carnívoro.

El Glop

El Glop tiene para mi un valor diferente, esto porqué en la primavera de 2004, cuando pisé por primera vez la capital catalana con dos colegas disfrutemos increíblemente de este sitio, comiendo y bebiendo de todo hasta llegar a pedir un ambulancia al camarero. Tonterías de colegas de vacaciones al extranjeros pero este sitio se ha quedado en nuestras mientes y en nuestros corazones como si se tratara de no se que atracción espectacular.
Todavía hoy si preguntara a mi colega Romano algo de Barcelona el contestaría con “Glooooooooooooop”!
Dicho esto vamos al loro y comentamos este sitio que entra con mérito en la categoría de las tres b, bueno, bonito y barato. Tres locales en Barcelona avalan la trayectoria de que es ya todo un clásico cuando hablamos de cenas de grupo, con buenos productos a la parrilla, unas torradas XXL y un trato agradable y cercano. En la carta hay un poco de todo, los más famélicos pueden osar a verse cara a cara con una entrecot de 500 gramos (también hay de kilo), que convive con su medio pollo, sus butifarras de diversos tipos, su medio conejo (aquí no se andan con chiquitas) o sus pies de cerdo. Los que no son carnívoros encontrarán su paraíso en la selección de pescados: todos ellos pueden ser cocinados a la brasa, si el comensal lo desea. Además en la carta se encuentran un buen numero de ensaladas y una más que interesante selección de tablas de embutidos, sin olvidar sus platos de temporada, anoche comí los últimos calçots de la temporada (atención a sus alcachofas a la brasa), o sus arroces y paellas. Siendo un sitio catalán hay que acabar la cena con una buena crema catalana.

El ali i oli

Una cueva, ni más ni menos; o, en realidad, mucho más. Este clásico del barrio de Sant Andreu llena de sentido su decoración de guarida con una filosofía gastronómica estrictamente tradicional que lo posiciona como un reducto de cocina típica catalana. Hay la posibilidad de pedir all i oli, pan tostado con tomate, ensaladas, patatas al caliu, surtido de embutidos, parrillada de carne y también esqueixada de bacalao o paletilla de cordero. Pero no acaba aquí la oferta de All i oli, pues es tan variada como la cocina casera catalana misma: cargols a la llauna, codillo al horno, alcachofas a la brasa, conejo lechal, chuletón de Girona, bacalao 4 estaciones y jabalí con setas (en temporada) son algunos de sus platos más demandados. Por último hay que probar la crema catalana….y la versión con fresas!