Archivi Blog

Un paralelismo en clave futbolística

Puerta-sol

“Sed realistas, pedid lo imposible”. Bajo este eslogan decenas de millares de ciudadanos se manifestaron por las calles de París durante el llamado Mayo del 68. Sus protestas, salvando las distancias y el contexto, muestran cierto paralelismo con lo que hace tiempo llevaron a cabo diversos colectivos autodenominados “indignados”. Más allá de entrar a debatir la legitimidad de sus demandas, lo cierto es que ambos movimientos han tenido cierta incidencia en el mundo del fútbol. Mientras los indignados han expresado actitudes ambivalentes sobre el mismo, los manifestantes parisinos lo tomaron como bandera de sus reivindicaciones. El posicionamiento de los indignados es, como decía, discordante. Por un lado, un sector ha lanzado críticas severas aduciendo la creciente mercantilización del fútbol y su instrumentalización por parte del poder. Un análisis recurrente gestado entre cierta intelectualidad que, parafraseando a Marx, identificó este deporte como el sedante perfecto de las inquietudes ciudadanas. O sea, el fútbol como nuevo opio del pueblo en versión 2.0. Pero entre los indignados también se han dado muestras de empatía hacía el deporte del balón: solo así se entienden las celebraciones que se dieron en la acampada barcelonesa la noche en que el Barça consiguió su cuarta Copa de Europa en Wembley, con mucho indignados luciendo la elástica azulgrana mientras formaban parte del cordón de seguridad que preservó de altercados el campamento de Plaça Catalunya. Por su parte, algunos profesionales también han tomado parte activa en el movimiento. Dos jugadores del Rayo Vallecano se han adherido al manifesto promovido por los manifestantes de la Puerta del Sol de Madrid, mientras el extremo lerídano Jofre Mateu (Real Valladolid) colaboraba con los acampados pucelanos. Una situación que contrasta con la vivida cuando los parisinos salieron a la calle en 1968. Como muestra, el caso de las decenas de futbolistas profesionales y amateurs, liderados por los redactores de la revista Miroir du Football, con François Thébaud a la cabeza, que durante cinco días ocuparon la sede de la Federación Francesa de Fútbol, situada en la Avenida Iéna de la capital gala. Entre sus reclamaciones se encontraba la derogación de los contratos que ligaban los futbolistas con su club hasta cumplir 34 años, que dieron pie a Raymond Kopa, delantero del Stade de Reims, a comparar su situación con las de los esclavos. Precariedad laboral, eliminación de privilegios de los dirigentes, mayores cotas de libertad… estas fueron algunas de las demandas de los futbolistas durante Mayo del 68. ¿Pedían lo imposible o simplemente reclamaban justicia? ¿Eran realistas o utópicos? Lo cierto es que sus peticiones, lejos de perder vigencia, han sido recogidas en los manifestos publicitarios por los indignados. ¿Piden lo imposible?

Madrid día 4 – 09.04.12 M. – Huertas y Atocha

Si Huertas es conocida por algo es por la vida nocturna que parece no disminuir una vez que el sol se pone. Se merece tal fama, pero además de esto, hay otras muchas cosas. A la vez cultural e informal, Huertas y, en menor medida, Atocha, atraen a una multitud diferente que varia desde aquellos determinados a pasarlo bien hasta los estetas que aman la intimidad y la posibilidad de elección que el barrio ofrece. Durante el día, la maravillosa plaza de Santa Ana, con sus mesas al aire libre, es una de las más agradables de Madrid. El barrio de las Letras, un sub-barrio de Huertas cuesta abajo en un apretado laberinto de callejuelas, posee enclaves dedicados a Cervantes y al estimado dramaturgo del siglo XVII, Lope de Vega. Más abajo, el ambiente cambia de una cultura del exceso a la alta cultura del Centro de Arte Reina Sofía, una de las mejores galerías de arte contemporáneo de Europa, que contiene obras de Dalí y Miró así como el Guernica de Picasso. Además, está situada enfrente de la antigua estación de Atocha, punto de referencia para los arquitectos y quienes viajen en tren. Y, desperdigados por el barrio, el visitante hallará restaurantes interesantes, bares magnificos, locales de música en directo y tiendas alternativas.

08.04.12 Real Madrid v Valencia

No existe un solo apasionado de fútbol que no haya soñado asistir a un partido del Real Madrid dentro de uno de los estadios más míticos del mundo: el Santiago Bernabéu. Si además el apasionado fuera italiano y de mi generación o mayor, todavía tendría en sus ojos la carrera de Tardelli trás el gol, el salto de Pertini y Zoff que levanta la copa del mundo. Yo pertenezco a ambas categorías, amo el fútbol, soy Italiano y me acuerdo de aquella noche de julio del 1982! Llevo 5 años en España pero entre una cosa y la otra la única vez que pisé el Bernabéu fue por el tour y me quedé con la gana de verlo lleno y con las merengues jugando. Por fin lo he logrado! Ha sido emocionante, muy emocinante…además, no obstante el empate a 0, fue un partido muy bonito y divertido. Se que a la mayoría parecerá una tontería pero para mi ha sido un momento de aquellos que no se olvidan y aprovecharé para volver a pisarlo en cuanto pueda, queda pendiente escuchar el grito de goal!!!

Madrid día 3 – 08.04.12 T. – Chamberí y Argüelles

Chamberí, al norte del centro de la ciudad, es uno de los barrios más castizos de Madrid. Tradicional a la vez que sofisticado, este arbolado distrito se ha convertido desde hace poco en uno de lo más solicitados, y los precios incluso han empezado a sobrepasar a los de Salamanca. A principios del siglo XIX, era una insignificante aldea fuera de los límites de la ciudad. Se cree que Napoleón pasó la noche aquí en diciembre 1808, en los primeros meses de su ocupación francesa. Argüelles es similar, un barrio predominantemente residencial con calles bordeadas por elegantes edificios de principio de siglo XX. No es uniforme, ya que fue el escenario de duras peleas durante la Guerra Civil española; de hecho sirvió de barrera entre las fuerzas franquistas de la zona de la Ciudad Universitaria y el centro de Madrid. Argüelles, al igual que Chamberí, conserva tiendecitas y restaurantes familiares que dan una idea de lo que es la vida del barrio. No se viene a Chamberí y, en menor medida, Argüelles por su interés turístico, aunque hay algunos museos y excepcionales lugares para comer, beber y escuchar música en directo. Más que eso, Chamberí y, en menor medida, Argüelles son zonas acomodadas, pero les falta el esnobismo del barrio de Salamanca. Por ello, quizá es aquí, más que en otro lugar de Madrid, donde es posible obtener una visión cotidiana de la ciudad tal y como la viven sus vecinos, lejos de las zonas trilladas. Puntos de interés a destacar: el Templo de Debod, el Museo de América, el Museo Sorolla y la Estación de Chamberí.

Madrid día 3 – 08.04.12 M. – La Latina y Lavapiés

La Latina combina la mejor selección de bares de tapas de Madrid con un trazado medieval repleto de iglesias elegantes. La Cava Baja, cuyo recorrido sigue las desaparecidas murallas de la Edad Media, es una de las vías favoritas para tomar tapas. El laberinto de callejuelas que rodean la Plaza de la Paja, la Calle Segovia y la Calle Bailén constituyeron en su día la morería de Mayrit. Aquí siempre hay movimiento y los domingos, mientras el resto de la ciudad duerme para reponerse de la noche anterior, La Latina se llena de gente que regresa a casa después de visitar el mercado del Rastro. Por otra parte, Lavapiés es un mundo alejado de la sofisticación del moderno Madrid, ya que es uno de los barrios más tradicionales y antiguos de la ciudad. Es sumamente tradicional, cuando los madrileños se visten para las fiestas de San Isidro se ponen los atuendos de los obreros, chulapas y manolos que poblaban Lavapiés siglo atrás, y, a la vez, cobijo de un número de inmigrantes que supera a cualquier otro barrio del centro de Madrid. Africanos, marroquies, sudamericanos y chinos conviven codo con codo con la quinta generación de lugareños. Según un recuento, más de cincuenta nacionalidades están representadas en una zona constituida por 24 calles, más o menos. Extravagante, alternativo y multicultural, todo en uno; una comunidad arraigada y otra que constantemente se crea. No exento de problemas, el barrio tiene la reputación tanto de carecer de glamour como de ser poco recomendable. Puntos de interés a destacar: el Rastro, la Basílica de San Francisco el Grande, la Plaza de la Paja, la Moreira y el Museo de los Orígenes.

Casa Lucas

Como dice su web “…una pequeña taberna donde se puede disfrutar de una caña bien tirada, una escogida selección de vinos por copas que se renuevan frecuentemente y una buena carta de tapas creativas…” Entre los miles de premios hasta ha sido reconocido entre los primeros 50 mejores bar de tapas de España y personalmente he gozado de sus platos creativos y sabrosos, la atención y amabilidad de un servicio muy atento al cliente y de un ambiente muy español. Casa Lucas es muy pequeño y tiene una esquinita con pocas a mesas, al entrar parece el clásico bar de tapas de toda la vida y reconozco que no obstante la reserva tenía miedo de no lograr mesa vista la multitud de clientes. Nos tomamos dos cañitas, nos invitan a tapas (this is Spain) y en 15 minutos ya estamos sentados a nuestra mesita. Una cena estupenda y a final no obstante el sitio estaba a reventar, ninguna prisa para liberar mesa y al presentar la cuenta, muy razonable, descubrimos que para pedir disculpa por haber tenido que esperar la mesa, nos invitaban a las primera dos copas. Queridos lectores, si pasáis por Madrid, este sitio es una obligación y el mejor consejo que os puedo dar!

Madrid día 2 – 07.04.12 T. – Salamanca

El barrio de Salamanca es el más exclusivo de Madrid. Como en ningún otro lugar de la capital, aquí las suntuosas mansiones comparten el espacio del barrio con tiendas de diseño de los grandes nombres de la moda nacional e internacional y el tufillo inconfundible del dinero de toda la vida se mezcla de forma confortable con las aspiraciones de los nuevos ricos españoles. En resumen, es el sitio ideal para que el visitante se ponga sus mejores galas, independientemente de sus intenciones, con objeto de ver y ser visto, además de pasearse por las tiendas con una pose afectada y sin preguntar los precios. La zona acoge asimismo algunos restaurantes y bares de tapas interesantes y varios museos especializados. En cuanto a deleites un poco más sencillos, la plaza de toros y el Museo Taurino, situados al este, son la cuna del toreo. Técnicamente son parte del barrio, incluso si las señoras reniegan de ella y a pesar de que sus maridos acudan a hurtadillas a alguna corrida. Puntos de interés a destacar: la Plaza de toros y Museo Taurino, el Museo Lázaro Galdiano y el Museo de la Escultura Abstracta.

Madrid día 2 – 07.04.12 M. – Malasaña y Chueca

Madrid se vuelve cercana y personal en los dos barrios de Malasaña y Chueca. También poseen gratificantes museos y monumentos arquitectónicos representativos, sin embargo, en ellos hay más cosas para hacer que para ver, ya que muestran cómo viven los madrileños realmente y no siguen el ritmo turístico frenético que requiere visitar los maravillosos, aunque estáticos, puntos de interés que han hecho famosa a la ciudad pero que cuentan solo la mitad de su historia. Son barrios con actitud y personalidad, barrios donde la famosa vida nocturna de Madrid y la gran variedad de tiendas y lugares para comer llevan el viajero bajo la piel de la ciudad. Malasaña vive en el pasado. En 1808, sus vecinos se rebelaron contra los ocupantes franceses y, desde entonces, no ha perdido este espiritu rebelde. Fue aquí, dos siglos después, en la década de 1980, donde la movida madrileña encontró su expresión más autentica, explorando los límites del hedonismo en respuesta a la España franquista. La mayor parte de la ciudad progresó, pero Malasaña sigue siendo un barrio de calles estrechas donde las tiendas tienen nombres como True Love Tattoo y Retro City, y donde los grafitis y carteles de las bandas de heavy se han convertido en una parte integrante del encanto urbano. Desde la plaza del Dos de Mayo al corazón del barrio, el clamor de Malasaña se extiende por la ciudad para recordar a los madrileños sus origenes. Ligeramente más refinado y menos clamoroso, el sub-barrio de Conde Duque, al oeste, posee lo mejor de Malasaña com menos suciedad y ruido. Si Malasaña se agarra fuertemente a sus raíces, Chueca es un símbolo de la extravagancia, la tolerancia y la sofisticación del nuevo Madrid. Se muestra tal y como es, un barrio que gays y lesbianas han transformado de un deteriorado simbolo de decadencia urbana en uno de los sitios más de moda de España. Con frecuencia, los vecinos definen Chueca como un lugar abiertamente gay en el que se permite la entrada a los heterosexuales. La diversidad de comunidades homosexuales que han hecho suyo este barrio se refleja en su carácter políglota: es un lugar de banderas multicolores, librerias gays de puertas abiertas, bares de osos y boutiques para una clientela exclusiva. a medida que uno se desplaza hacia el este, chueca adquiere mayor sofisticación, pero, sobre todo, se trata de un barrio con un buen ambiente que atraviesa su mejor momento. Los puntos de interés a destacar son: el Museo de Historia, el Museo Municipal de Arte Contemporaneo y la Sociedad General de Autores y Editores.

Madrid día 1 – 06.04.12 T. – Paseo del Prado y el Retiro

Desde la plaza de Cibeles, en el norte, los edificios que adornan el paseo del Prado parecen esperar que se les nombre en la lista de las atracciones más populares de Madrid. el Museo del Prado y el Thyssen-Bornemisza están entre las galerías de arte más prestigiosas del mundo, mientras que Caixa Forum no solo es asombroso desde el punto de vista arquitectónico, pues también acoge exposiciones contemporáneas de lo más vanguardistas. Los oasis de verdor, como el Real Jardín Botánico, y, subiendo la cuesta en dirección este, el maravilloso parque del Retiro, tan solo incrementan el atractivo a la vez que convierten a esta zona en una de la más agradables de Madrid. El paseo del Prado, que se convierte en el paseo de Recoletos y, más al norte, en el paseo de la Castellana, atraviesa el corazón del Madrid moderno y es uno de los bulevares más impresionantes de Europa. En un principio fue un arroyo que marcaba el extremo oriental de la ciudad, y el Prado era la zona de jardines y palacios que servían de espacios de recreo a la creciente nobleza madrileña. Muchos de los árboles que se conservan hoy en la bella zona peatonal central fueron plantados en el siglo XVIII durante el reinado de Carlos III.
Los puntos de interés destacados son: el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza, el Parque del Retiro, la Plaza de Cibeles y el Caixa Forum.

Madrid día 1 – 06.04.12 M. – Los Austrias, Sol y Centro

Los Austrias, Sol y Centro son el cogollo donde se originó la historia de Madrid y el testigo de cómo llegó a ser sede del poder real. Era entonces cuando la España imperial mostraba toda su ostentación y la popularidad del catolicismo alcanzaba el culmen. Muestra de ello son los amplios palacios, las ornamentadas mansiones, las iglesias antiguas y los conventos imponentes entre el estridente clamor de un Madrid moderno. El dédalo de calles que desciende por la cuesta de Los Austrias y las concurridas calles comerciales alrededor de la Puerta de Sol hasta la monumental Gran Vía, límite norte del centro urbano, muestran Madrid en su máximo esplendor y diversidad. Si todo barrio tiene sus caracteristicas peculiares, entonces Los Austrias, Sol y Centro son la suma total de estos rasgos, y el lugar donde el universo más castizo se entrecruza con el de los turistas y forasteros atraídos por el ambiente relajado de la ciudad. La zona en pendiente que desciende al suroeste de la Plaza Mayor representa la parte más medieval de la ciudad y se conoce como el Madrid de los Austrias por su relación con la dinastía de los Habsburgo, que gobernó España de 1517 a 1700. Las concurridas y animadas calles entre la Puerta de Sol y la Gran Vía conforman el corazón de la capital, que se extiende al oeste hacia el Palacio Real, la joya regia de la corona. En el centro se abre la Plaza Mayor en toda su plenitud.
Los puntos de interés en esta zona son sin duda: la Plaza Mayor, el Palacio Real, la Plaza de la Villa, la Plaza de Oriente, el Convento de las Descalzas Reales y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.