Archivi Blog

Once extremos izquierdos

socrates-faz-a-tradicional-comemoracao-de-gol-depois-de-ajudar-o-corinthians-a-fazer-3-a-1-sobre-o-sao-jose-no-parque-antarctica-pelo-campeonato-paulista-de-1983-1315269166866_1920x1080

Nunca jugaron juntos, pero de haber coincidido en un terreno de juego no habría sido en el de la Lazio. Aquí os propongo la alineación más “zurda” de la historia…rigurosamente de 1 a 11!

1 Claudio Tamburrini: Portero del Almagro en la Segunda argentina, hasta que a mediados de los 70 los militares lo secuestraron por colaborar en una asociación estudiantil. Se escapó del campo de concentración donde fue recluido. Sus torturadores se referían a él como ‘arquero’. De su historia escribió una novela, Crónica de una fuga, de la que se hizo una película. Se exilió a Suecia y hoy es un profesor universitario que escribe sobre fútbol y paz.

2 Wim Rijsbergen: En el Mundial ’78 corrieron muchos mitos sobre la colaboración de jugadores con las Madres de la Plaza de Mayo. Ninguno es cierto, salvo el de Rijsbergen, que se cogió una bicicleta, se fue a la Plaza y charló con ellas para prestarles su apoyo delante de los militares.

3 Iker Sarriegi: La correlación de hechos es fácil: titular en el Eibar que rozó el ascenso en 1997, fichaje por la Real Sociedad, lesión de rodilla, retirada, licenciatura de Derecho, abogado de presos de ETA, cárcel por colaboración con banda armada. Actualmente en libertad bajo fianza. El gran futbolista abertzale, ‘hijo’ de los Kortabarria, Iribar o Endika y ‘padre’ de los Zubikarai, Labaka, Koikili o Aranburu.

4 Oleguer Presas: El primer exiliado político del fútbol español. Vive en Amsterdam con su novia y del campo de entrenamiento del Ajax se va en bicicleta, posiblemente, a pasar las tardes en una casa ocupa. Fue visto por última vez en una manifestación y ‘con cargo’: era el que hacía fotos a los policías y la prensa.

5 Peter Vermés: Vale, éste no es de izquierdas, pero un yanqui que jugó un año en la Hungría comunista merece estar en este once. Llegó al Györi ETO FC en la temporada 88-89. Luego pasó cinco años en el Figueres. Su padre era un húngaro exiliado en EEUU tras la invasión soviética. Vermes hijo, sin embargo, declaró que no se notaba demasiado que hubiera comunismo en Hungría a finales de los 80. Angelito.

6 Sergio Manzanera: junto con Aitor Agirre, entonces jugador del Racing, decidió en 1975 sacar un brazalete negro frente al Elche tras escuchar en La Pienaica el fusilamiento de unos miembros de ETA y FRAP. Fueron multados y amenazados de muerte por la ultraderecha. Tuvieron que irse a vivir juntos para guardarse las espaldas. Sergio se retiró con 27 años. Es dentista en su Valencia natal. Sigue siendo de izquierdas.

7 Vikash Dhorasoo: El chico malo de la selección francesa del Mundial 2006, ha criticado durísimanente a Zidane por su falta de compromiso con los árabes en Francia. Muy activo contra el racismo y a favor del derecho de los homosexuales, era tan rápido y creativo como indisciplinado y problemático. En ese Mundial no se le ocurrió mejor cosa que grabar en Súper 8 las intimidades del vestuario y editar su documental sin el consentimiento de sus compañeros. Un documental de arte y ensayo que, por cierto, no hay quien vea.

8 Sócrates Brasileiro: El mejor jugador de la historia del fútbol,  y lo digo porqué es mi blog! Luchó contra la FIFA y fue el capo de la Democracia Corinthiana, el único proyecto comunal y exitoso de la historia del fútbol profesional, a comienzos de los 80. Hoy es médico y colabora con diferentes medios. Apoyó al PT, pero Lula se le queda a la derecha.

9 Dominique Rocheteau: ‘El Ángel Verde’, la elegancia trotskista del Saint-Étienne de los 70. Dicen que quiso negarse a que Francia fuera al Mundial del 78, aunque personalmente lo dudo. Tras cortarse el pelo y ponerse camisa, ahora trabaja en la Federación Francesa, posiblemente con la convivencia de Platini, que toda su vida ha sido fiel guardián del orden. Rocheteau ahora, como toda la gente que ha dejado de ser de izquierdas pero le da vergüenza reconocerlo, dice que es ecologista.

10 Cristiano Lucarelli: Livornés y muy, muy, muy rojo, que es como decir tertuliano de Telecinco y muy, muy, muy choni. El único jugador del mundo que no desentona en la curva Sur del Armando Picchi, la más roja de Italia. Un futbolista pro Fidel Castro que renunció a un millón de euros por fichar por el equipo del que era de pequeño da para hacer el libro o una película. Y le han hecho las dos cosas.

11 Raymond Kopa: Este hijo de mineros polacos, que un día dio lecciones de fútbol en el Real Madrid más franquista, participó en la ocupación de la sede de la Federación Francesa durante mayo del 68.

J-Village, extraños en el vestuario

Workers wait for transportation to Tokyo Electric Power Co's Fukushima Daiichi nuclear power plant at J-Village near the plant in Fukushima

Acudir a La Ciudad del Fútbol de Las Rozas y encontrarse con el ejército de tu país encabezado por varios señores con mascarilla y traje anti-radioactivo suena a ficción. Pero cuando un unmisericorde terremoto hiere el alma de la nación y siembra el miedo en sus habitantes con fugas en una central nuclear, cualquier escenario es útil para tratar de diluir la psicosis. Aunque ese escenario sea el cuartel general de la selección de fútbol patria. El combinado nacional de Japón se ejercitaba antes del fatídico tsunami del 11 de marzo de 2011 en el complejo deportivo de la ciudad de Hirono, perteneciente a la prefectura de Fukushima, y también conocido como J-Village. Cuando cuatro días más tarde se produjeron las primeras explosiones de los reactores en la central de Fukushima I, situada 26 kilómetros al norte, un grupo nutrido de operarios tomaron los campos de entrenamiento para hospedarse, realizar exámenes médicos y recibir consejos avanzados sobre radiación y emergencias nucleares por parte de la Compañía Eléctrica de Tokyo (Tepco). Y allí se quedaron muchos meses, hasta la fecha de hoy donde una pequeña parte del complejo sigue a su exclusiva disposición. El complejo deportivo de la Asociación Japonesa de Fútbol, que tiene la sede administrativa en la capital, es hoy uno de los centros neurálgicos de las operaciones destinadas a rehabilitar y evitar males mayores en Fukushima I. Más de 125 estudiantes de la academia formativa tuvieron que emigrar al complejo de Goteaba, en la prefectura de Shizuoka, conocida también como ‘el reino del fútbol’ por la cantidad de cracks del balón originarios de esta zona. Allí disponen de varios campos de entrenamiento y los futbolistas profesionales del país se dejaron caer asiduamente para repartir consejos y devolver la sonrisa a los niños que sufrieron aquellos días difíciles para el país del Sol Naciente. Joseph Blatter, presidente de la FIFA, donó seis millones de dólares en concepto de ayuda a los culés y áreas afectadas por el desastre natural. Entre estas últimas se encuentra la J-Village, que hasta hoy sigue contando con extraños en el vestuario.