J-Village, extraños en el vestuario

Workers wait for transportation to Tokyo Electric Power Co's Fukushima Daiichi nuclear power plant at J-Village near the plant in Fukushima

Acudir a La Ciudad del Fútbol de Las Rozas y encontrarse con el ejército de tu país encabezado por varios señores con mascarilla y traje anti-radioactivo suena a ficción. Pero cuando un unmisericorde terremoto hiere el alma de la nación y siembra el miedo en sus habitantes con fugas en una central nuclear, cualquier escenario es útil para tratar de diluir la psicosis. Aunque ese escenario sea el cuartel general de la selección de fútbol patria. El combinado nacional de Japón se ejercitaba antes del fatídico tsunami del 11 de marzo de 2011 en el complejo deportivo de la ciudad de Hirono, perteneciente a la prefectura de Fukushima, y también conocido como J-Village. Cuando cuatro días más tarde se produjeron las primeras explosiones de los reactores en la central de Fukushima I, situada 26 kilómetros al norte, un grupo nutrido de operarios tomaron los campos de entrenamiento para hospedarse, realizar exámenes médicos y recibir consejos avanzados sobre radiación y emergencias nucleares por parte de la Compañía Eléctrica de Tokyo (Tepco). Y allí se quedaron muchos meses, hasta la fecha de hoy donde una pequeña parte del complejo sigue a su exclusiva disposición. El complejo deportivo de la Asociación Japonesa de Fútbol, que tiene la sede administrativa en la capital, es hoy uno de los centros neurálgicos de las operaciones destinadas a rehabilitar y evitar males mayores en Fukushima I. Más de 125 estudiantes de la academia formativa tuvieron que emigrar al complejo de Goteaba, en la prefectura de Shizuoka, conocida también como ‘el reino del fútbol’ por la cantidad de cracks del balón originarios de esta zona. Allí disponen de varios campos de entrenamiento y los futbolistas profesionales del país se dejaron caer asiduamente para repartir consejos y devolver la sonrisa a los niños que sufrieron aquellos días difíciles para el país del Sol Naciente. Joseph Blatter, presidente de la FIFA, donó seis millones de dólares en concepto de ayuda a los culés y áreas afectadas por el desastre natural. Entre estas últimas se encuentra la J-Village, que hasta hoy sigue contando con extraños en el vestuario.

Advertisements

Pubblicato il 11 novembre 2014, in Football con tag , , , , , , , , , , , , . Aggiungi il permalink ai segnalibri. Lascia un commento.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: