Archivio mensile:settembre 2012

Desmadre de padre

Ya que el verano pasado no había ni resacones ni bodas de amiga locas, alguien tiene que llenar ese vacío en la cartelera con alguna comedia petardo e incorrecta. Y ahí están Adam Sandler y Andy Samberg (humorista forjado a base de años en el Saturday Night Live) para ocupar el huevo en esta cinta en la que no se sabe quién está peor, el padre o el hijo. Y por en medio, por supuesto, los preparativos de una boda, que no falte. Por cierto ¿qué hace Susan Sarandon en una peli como esta? El trailer es bastante engañoso, hay momentos de la peli, sobretodo la despedida de soltero, donde no paras de reír pero en la mayoría de los casos parece de estar en una versión americana de Torrente.

La caseta del migdia

Junto al castillo de Montjuic encontramos este chiringuito con una terraza idílica, en pleno bosque, que puede presumir de ser uno de los espacios más bellos de Barcelona. Aunque pocas cosas hay en la vida como un mojito aquí en una noche plácida de verano, en invierno tenemos que disfrutarla al mediodía. Por la noche tienen un solo menú, en la terraza con una inmejorable vista de Barcelona, cenando bajo los arboles de la montaña mágica. El menú incluye un aperitivo y un señor plato con una parillada variada de carne acompañada de ensalada. Bebida y crepes de postre. Nada más salvo sus snacks de aperitivo. El encanto de la caseta se basa en la sobriedad. Todo esto por unos 20 euros y una noche muy diferente de lo habitual.

Belgious

A Belgious se va por la exclusividad y por la variedad no sólo de helados, sino de cualquier antojo dulce. Esta cadena de heladerías es perfecta para aquellos que no tienen claro si lo que realmente les apetece es un helado o cualquier otro postre…o como culmen vespertino tras un paseo. Zumos, batidos, gofres y crepes tanto dulces como salados convencerán a los antojadizos a quienes la comida les entra por los ojos antes que por el estómago. No obstante, como heladería su oferta ya merece la visita. Quieras un refrescante cucurucho o no, no podrás evitar mirar el expositor donde igual te encuentras sabores que no te imaginabas que ligarían entre ellos, véase el cuanto menos sorprendente helado de frambuesa con vinagre de Modena, jengibre y para los más ávidos en el mundo heladero, el exclusivo sabor a cannabis. Como curiosidad, es aconsejable probar el de cannabis, pero también podemos encontrar otro sabores igual de “chocantes” como el veraniego gazpacho. Al habitual sabor de la galleta le han dado el toque belga necesario en estos locales con la receta tradicional del speculoos, dando toque de canela, jengibre y otras especies como el cardamomo. Entre las novedades el pistacho iraní. Ya que acaba el verano, difícil resistirse a un buen gofre como lo comeríamos en Bruselas. Para empujar el rico postre belga por el gaznate, perfecto combinarlo con un smoothie o cualquier otra bebida con alto contenido frutal. Total ya tenemos que reponer los bañadores…

02.09.12 Barcelona v Valencia

Il Valencia CF é una squadra che mi é sempre stata simpatica. Sará perché incarna la squadra di provincia che si affaccia a scenari importanti, sará per il loro scudo e il pipistrello come simbolo o sará semplicemente perché li vicino passai un’estate fantastica da 25enne insieme ad amici. In occasione del match del Camp Nou decido cosí di aprofittare del carnet del Barça del amico Josep per andare a gustarmi il match dal vivo. Josep ha un fantastico posto nel Gol Sud al primo anello, vicino al campo e con visione incredibile dell’area sottostante, di certo l’altra risulta poco comoda per seguire quello che accade. Appena entrato decido di percorrere la scala fino in fondo e resto a bocca aperta a vedere l’imponenza di uno stadio da quasi 100.000 persone da, praticamente, il livello del campo. La partita non é un gran che, il Barça vince con un gran gol di Adriano al 22 del primo tempo e il Valencia ci crede davvero troppo poco. Resta una calda serata di una domenica estiva e il gusto di sentire il profumo del prato vista la vicinanza…

Planelles Donat

He visto como en otras heladerías, año tras año se han preocupado por presentar novedades basadas en muchos casos en las excentricidades que demanda el marcado. En esta heladería familiar presumen de tradición mediterránea y, si bien su carta es variada, la mayoría la componen productos típicamente mediterráneos. Perfecto para los que disfrutan del helado por el simple gusto del helado, sin necesidad de decoros o complementos. Lo más alejado a lo tradicional es el helado de mango, lo cual da posts sobre el carácter clásico del local (con el chocolate está de maravilla). Además son profesionales trabajando con los turrones, por lo que el helado de este manjar navideño es la estrella. No hay novedades en los sabores, una heladería que lleva siguiendo la tradición y las recetas del abuelo Donat desde 1929, no necesita demasiadas incorporaciones para contentar a su fiel clientela. Por último comentar su horchata puramente valenciana para complementar al turrón.

El legado del Bourne

Cambio de rumbo para la saga que ha renovado el género del espionaje, mal que le pese a Bond. Una vez retirado Jason Bourne, o lo que es lo mismo, Matt Damon, los estudios no iban a dejar que tan suculenta franquicia cayera en el olvido, así que buscaron nuevo protagonista y otro director y ya tenemos lista esta cuarta entrega. Tras una brillante trilogía basada en los libros de Robert Ludlum, Bourne cede su plaza a Aaron Cross, un agente interpretado por Jeremy Renner, aquel actor que todo el mundo se preguntaba de dónde narices había salido cuando se alzó por sorpresa con una nominación al mejor actor por En tierra hostíl. Por cierto, Renner también suena como posible reemplazo de Tom Cruise en nuevas entregas de Mission Impossible (de hecho ya apareció en la última, Protocolo fantasma, dando indicios de que el cambio iba a ser inminente). Pero volvamos a El legado del Bourne. Si en la trilogía original era Jason quien, tras sufrir amnesia recordaba el entrenamiento de la CIA y era perseguido por los mismos que lo prepararon, aquí nos dejan claro que su programa no fue el único y que hay más agentes entrenados y que deben luchar para no ser eliminados.

Madagascar 3

La ventaja de la serie Madagascar es que la primera era tan floja que, por poco que alguien aprieta el ingenio, existe siempre clara posibilidad de mejora. La fórmula es simple: pongamos a los mismos bichos viajando por lugares nuevos, para acabar reconociendo que no haya mejor casa que el zoo de Manhattan. Así, si la primera nos llevaba a Madagascar y la segunda nos paseaba por África, esta vez la postal pasa por Montecarlo, los Alpes suizos y Roma, con la novedad de que se une un “malo” escuela Disney familia Cruella DeVille, algo hasta ahora inédito en la serie: Chantel DuBois, que responde a la voz de Frances McDormand, y a quien le gusta tener cabezas de animales colgando. En medio, un homenaje confeso al circo italiano (que en lugar de ser Fellini es Cirque du Soleil, con canción de Katy Perry incluída), ese espíritu de pandilla abobada de las otras entregas, un gusto por el color y, tal vez, un poquito más de ritmo y sustancia que en las entregas anteriores. Siguen sin convencer, pero continua viva, tan resistente como sus pingüinos en la tele. Una apuesta: ¿a que la próxima será China…?

La felicidad nunca viene sola


Esta comedia romántica sirve para ilustrar lo que pasa cuando un productor, un director o un guionista infravaloran los clichés de un género, cuando piensan que los tópicos, por haber funcionado en otras películas, son garantía de eficacia. Nada más lejos de la realidad. El tópico se convirtió en tópico porque, por efectivo, se empezó a usar como la fórmula del éxito. Pero para que funcione hay que mimarlo, hay que modernizarlo y sacarle brillo, hay incluso que marearlo un poco. Pues bien, los responsables de La felicidad nunca viene sola no hacen nada de eso, dan por supuesto que las muletillas de la comedia romántica tienen gancho por sí solas, y el resultado es una película donde todo, desde el comportamiento de los personajes hasta el diseño de las situaciones, es tan toscamente previsible que no hay espacio ni para la sorpresa, ni para el encanto, ni para la más mínima gracia. La prueba más evidente es el dibujo de la pareja protagonista, un eterno Peter Pan y una mujer madura. El tratamiento del síndrome del primero, a quien da vida Gad Elmaleh, no puede ser más obvio. Y ella, Sophie Marceau, se queda en la suma de adjetivos. Es atractiva y gafe (para potenciar esto último, el director prueba sin suerte el humor físico) y está eternamente estresada… ¿Pero cómo es realmente?¿Por qué se enamora él de ella?¿Por ser guapa, tener prisa y tropezar de vez en cuando?

Rock of ages

Digamos que como director de comedia Adam Shankman no es, lo que se dice, un genio (Un canguro superduro…). Ahora bien, cuando se trata de musicales, el director se crece. A él le debemos el entretenido remake de Hairspray (con John Travolta luciendo pelucón, vestido y actitudes maternales) y algunos capítulos de la serie Glee, y ahora se atreve a hacer que el mismísimo Tom Cruise se suelte la melena, literalmente, y cante ante una legión de fans convertido en una estrella del rock en esta adaptación de un exitoso musical de Broadway. Sin embargo, por mucho que Cruise sea un gran reclamo, el peso de Rock of ages recae en dos jóvenes: Diego Boneta, que se ha pluriempleado desde niño como actor de televisión y cantante, y Julianne Hough, vista en el remake de Footloose y fichada por la guionista Diablo Cody (Juno) para su nuevo proyecto. Ambos dan vida a dos chavales que se conocen durante la gira Sunset Trip, donde persiguen sus sueños. Catherine Zeta-Jones es la mala de la película, una mojigata puritana a la que, por supuesto, el rock le parece la banda sonora del mal.

23.08.12 Barcelona v Real Madrid

Non esiste un solo tifoso di calcio al mondo che non senta il fascino del clásico, non esiste tifoso di calcio che non abbia il desiderio di vedere questa partita dal vivo almeno una volta. Da appassionato di questo gioco pure io, quando la guardavo dal divano di casa in Italia, avevo il desiderio di poter assistere a questo match dal vivo, sono riuscito per 2 volte a Barcelona e adesso vorrei riuscire a farlo al Bernabeu. La partita di Supercopa non ha lo stesso fascino di una partita di Liga o di qualsiasi altra competizione, questo perché la partita non é inclusa nel carnet di socio e quindi chiunque puó andare in biglietteria e comprare un biglietto. Barcelona – Real Madrid non é solo un derby, é lo scontro tra la nazione catalana e la nazione spagnola, tra l’invaso e l’invasore, tra il toro spagnolo e il “burro” catalano…Barcelona v Real Madrid é tutto questo, e tutto questo si respira dentro del campo e nelle vicinanze. Per rendersi conto che é una partita diversa basta prendere la metro in direzione Camp Nou e si noterà subito un’affluenza superiore alla media, quando si arriva al campo si trovano inusuali code alle entrate e un’atmosfera davvero elettrica. Quello che manca é l’ambiente, in Spagna andare in trasferta é un optional e quando una tifoseria organizza un pullman sembra abbia fatto chissá che cosa, quindi il campo segue in silenzio come sempre e il settore ospiti é praticamente deserto…quello che peró mette tutti d’accordo é il livello del gioco espresso sul campo…sono quelle partite che vorresti non finissero mai.