Any de Gràcia

El título de la última película de Ventura Pons tiene por lo menos tres significados. Gràcia es el nombre de la protagonista, una viuda cascarrabias que vive sola con su amado periquito hasta que un jovencito de provincias llega a Barcelona con la intención de triunfar como artista plástico y se instala en su casa para cuidarla y hace tareas domésticas; tenemos, pues, un retrato de mujer (expansivo: la Sardá se luce ya sea jugando a la “brisca”, maldiciendo, emborrachándose o fumando un porro) al tiempo que un clásico patrón de comedia con “pareja perfecta”. Gràcia es, en segundo lugar, el barrio donde transcurre la acción, y ya sabemos que Pons ha tenido siempre buen ojo y buen oído para trasladar a la pantalla los ritmos y latidos de la ciudad y la época presente. Y Gràcia, en el sentido de suerte, es la que obtendrán los protagonistas (la pareja de marras, pero también el afable dueño del bar encarnado por Millán) en esta aventura de Ventura, una comedia a la que se le podrá reprochar su extrema ligereza, a ratos su tono naif, pero que entra con la gratificante frescura de una horchata en pleno verano. Una comedia tonificante idónea para desengrasar las penas cotidianas de estos tiempos, porque también habla en sordina de ellos: la crisis, la juventud desatendida, los emprendedores…..

Annunci

Pubblicato il 22 marzo 2012, in Cinema con tag , , , . Aggiungi il permalink ai segnalibri. Lascia un commento.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: