J.Edgar

Clint Eastwood abre en canal una página crucial de los Estados Unidos, escrita por quien estuvo al frente del FBI desde su fundación en 1953 hasta el año de su fallecimiento, 1972: J.Edgar Hoover. Es un ejercicio de revisionismo similar al de su díptico sobre Iwo Jima, y otro certero puñetazo en el estómago del sueño americano. Triunfan de nuevo el impecable rigor expositivo del cineasta y la sabiduría para sortear el trazo maniqueo y echar el ancla en la ambigüedad del personaje, escurridizo y opaco, en claroscuro perpetuo, y de que Di Caprio hace una gran creación. Hay un tronco del film, el referente al secuestro del hijo de Lindbergh, que es puro Eastwood: lo mejor de Mystic River y El Intercámbio está ahí. E ideas, probablemente de guión (Dustin Lance Black), ingeniosas, como el papel jugado por James Cagney: el insigne actor aparece como gángster en un fragmento de The Public Enemy, justo después de una arenga de Hoover contra el crimen organizado, y más tarde en otro de Contra el imperio del crimen, ya reciclado en agente del orden. Hay muchas cosas de interés (social, político y humano) en esta obra, aunque como biopic anda varias lenguas por debajo de Bird: se echan de menos la intensidad, la hondura y el olor de tripas fuera de los grandes títulos de Eastwood.

Annunci

Pubblicato il 12 febbraio 2012, in Cinema con tag , , , . Aggiungi il permalink ai segnalibri. Lascia un commento.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: