Archivio mensile:febbraio 2012

25.02.12 Espanyol v Levante

No se si son los periodistas los que alimentan las chorradas o si son los del club. Me gustaría que se dejara de hablar de Europa por dos razones, la primera estos chavales y su entrenador no tienen ni idea de como se juega al fútbol, segundo me gustaría saber, afición a parte, que piensan nuestros directivos de una posible clasificación a la próxima Europa League. Vale…ya que son 30 años que voy a ver partidos en directo me contesto solo y si opináis diferente me gustaría leer vuestras opiniones.
El cuerpo técnico no sabe que el fútbol se juega vertical y no horizontal, no sabe que en cuanto consigas recuperar el balón hay que sacarlo rápido adelante para evitar que los 11 jugadores del otro equipo consigan meterse detrás de la linea del mismo, no saben que para marcar goles hay que chutar a portería, no saben que si no tienes un ritmo medio alto y no corres esto no lo consigue. Nuestro entrenador no se ha enterado que Coutinho no es jugador de banda, no corre, no salta los jugadores y se va a liar con miles de vueltas hasta perder el balón, que Weiss, que es un buen jugador, tiene demasiados toques y dribbling, tiene que pasar ya la pelota en cambio sigue hasta perderla, no sabe que necesitamos alguien dentro del área y que no se puede ver un triángulo con Alvaro al limite del área para luego no saber que hacer. Además no sabe las cosas que te enseñan a 6 años cuando vas a la escuela de fútbol, no se mete el balón al centro desde los 25 metros del límite del área ya que siempre es balón del portero…hay que llegar a la linea de fondo, y si tienes un equipo que mide 170 y los otros 180 hay que tener la pelota al suelo. No sabe que los jugadores tienen que jugar fácil, si hay un compañero desmarcado a tu izquierda en buena posición tienes que darle el balón y no tirarlo a la mierda intentando un pase a otro marcado en el otra punta del campo. Lo que me hace gracía es la peña que se preocupó cuando el AS sacó la noticia del interés del Madrid por Pochettino….el Madrid y Pochettino? Puede ser por una campaña publicitaria de la Comunidad de Madrid para Argentina!
El otro punto es todavía más fácil, los directivos no quieren ir a ningún lado. La única copa que interesa es la Copa Catalunya…que es buena, bonita y barata. Ir a Europa tiene dos costes, primero más partidos, viajes internacionales y más jugadores (jugadores de verdad no payasos, de estos tenemos de sobra), además sería un problema al momento de venderse también los banquillos de Sadriá. Total como cada año a esta altura de temporada se hace todo lo que se puede para bajar a una posición segura en la tabla, que con el Bilbao delante nuestro y en la final de la copa es la octava plaza. Y tened en cuenta que el año pasado el Depor bajo con 42…entonces faltan 10 a dormir tranquilos en primera…y no veo tan claro donde los podemos sacar ya que en nuestro campo ha venido a pasear hasta el Zaragoza. Que más decir, a ver si el año que viene la força d’un sentiment la seguiré teniendo…..vaya invención de marketing…con el rollo del sentimiento siguen jodiendo a la gente y además tienen el morro de subir el precio de los carnets….

El invitado

Hollywood sigue buscando por todo el mundo directores que ayuden a renovar una industria que, en ocasiones, parece chirriar demasiado a base de remakes y de ideas recicladas o franquicias tan infumables como inacabables. Después de la moda del cine asiático, de donde importaron ideas y directores, los estudios se han empezado a fijar en las frías estepas de Suecia, desde donde llegaron las ideas originales para los remakes de Millennium o Déjame entrar, ambas dirigidas por Tomas Alfredson, quien, por supuesto, también ha acabado cogiendo el avión para dirigir en Estados Unidos el thriller de espionaje El topo. Precisamente desde Suecia nos llega también Daniel Espinosa, un joven director que, tras llamar la atención con el oscuro thriller sueco Dinero fácil, se ha puesto las pilas con el inglés y ha cruzado el charco para dirigir a Denzel Washington y Ryan Reynolds en El invitado. Espinosa, que debe su nombre al origen chileno de sus padres, apenas tenía experiencia tras la cámara, pero eso no le ha impedido aprovechar al máximo un guión repleto de acción, persecuciones y disparos, que llevaba un año buscando director. Denzel Washington interpreta a un agente expulsado de la CIA que, tras permanecer diez años trapicheando secretos militares en la sombra, reaparece en una ciudad de Sudáfrica. Allí es detenido y un agente novato (Reynolds, aunque se dice que se barajaron hasta una docena de actores para este papel) se hará cargo de él. Pero claro, las cosas no podían ser tan sencillas, porque si no la película se acaba enseguida. Así que, tras un primer asalto en el que se libran de los asesinos por un pelo, los protagonistas deben buscar un sitio seguro en el que esconderse hasta que las cosas se calmen. Aunque los agentes de la CIA que se ponen en marcha tampoco son trigo limpio.

24.02.12 Dream Theater @ Sant Jordi Club

Quando un gruppo rock scrive musica e calca la scena per più di 20 anni ha certamente un repertorio perfetto per un concerto perfetto. Se lo stesso gruppo rock trasforma, a mio modesto parere, il suo ultimo album, A dramatic turn of events, nella sua opera maestra allora il concerto non può che trasformarsi in uno strepitoso successo. A tutto questo bisogna aggiungere musicisti davvero preparati….i 10 minuti di assolo di sua maestà Mike Mangini valgono da soli il prezzo del biglietto. Più di 2 ore passate volando tra un successo di oggi e uno di ieri, con una platea variegata…padri cinquantenni con figli quindicenni oltre ai moltissimi appassionati di rock duro. Divertente vedere il look di Jordan Rudess….l’unico calvo in un gruppo di capelloni….per cercare di ridurre il gap dei capelli si é fatto crescere 15 cm di barbetta…della serie, quello che non posso avere sopra…lo posso coltivare sotto!

Riflessione…..

Ieri sera dopo 4 giorni a casa ero seduto al gate G46 dell’aeroporto di Monaco in attesa del volo di ritorno per Barcellona. Avevo negli occhi l’ultima immagine dei miei che se ne andavano sottobraccio con i volti tirati e tristi di due genitori che hanno appena salutato il figlio che se ne va per almeno qualche mese, mentre il Volabus si muoveva verso l’aeroporto.
So che il mio trasferimento all’estero per loro é stato e continua ad essere molto duro peró ieri sera al vederli andare via cosí mi si é davvero stretto il cuore.
Quell’immagine continua a girarmi in testa e questa canzone comparsa random dal mio ipod a Monaco mi ha lasciato un velo triste sul cuore.
Analizzando tutto il percorso di questi 5 anni riconosco che il passo alla capitale Catalana sia stato professionalmente gratificante, mi abbia permesso di crescere e maturare come uomo e costruire una relazione vera che ha attraversato mari in tempesta e oggi é ancora qua piú forte di prima. Questo non toglie che il tempo e la vita passano e tutta le cose positive che oggi sto conquistando fanno da contr’altare ai miei che se ne vanno tristi e scuri in volto. So che non si puó avere tutto, peró mi chiedo se il mio esito professionale e di uomo possa essere a discapito della mia famiglia e causare dolore alle persone a cui piú tengo in assoluto. Oggi mi sento abbastanza vuoto, invece dovrei essere al settimo cielo giá che sono appena stato promosso sul lavoro e giovedí andró a Madrid per il kick-off di Unique Online. Eppure riconosco che ieri ho vissuto il momento piú duro da quando mi sono trasferito e non riesco a capire se veramente sia stata la scelta giusta oppure no. Giá lo so che l’uomo é sempre insoddisfatto, peró oggi ho questa piccola riflessione da fare.

Moneyball

Seguro que siempre ha habido, a este lado del charco, espectadores agradecidos de las películas de béisbol, incluso entusiastas de ellas. Pero a una gran mayoría, esa gloria deportiva tan exclusivamente yanqui nos deja tan fríos como al público de Oakland le dejaría una epopeya sobre la colla dels castellers de Vilafranca. Oakland es precisamente el centro de atención de Moneyball, el biopic de un director deportivo (un esforzado Brad Pitt) cuyo equipo andaba de capa caída hasta que la entrada en juego de un privilegiado cerebro ducho en matemáticas (Jonah Hill, de supersalido a superlistillo) dio un espectacular giro de 180 grados a la situación. O sea, que aquí tenemos béisbol más aritmética, peligroso matrimonio para una película. De hecho, poco metraje transcurre sobre el césped, porque esta es una historia a desarrollar en despachos, reuniones, tácticas, decisiones de gruppo, pizarras, estádisticas y ecuaciones, etc. La comparencia de Steven Zaillian y, sobre todo, Aaron Sorkin en el guión le da prestigio y, ciertamente, se nota en diálogos currados, rigor y seriedad. El problema del film es que su interés está limitado a un universo que nos importa un pepino y que sus autores no saben, o no quieren, trascender.

Artisa

Os recomiendo un sitio para merendar, se llama Artisa y la Plaça Reial cuenta con este establecimiento que abrió sus puertas en 2009. Artisa está especializado en ofrecer productos gastronómicos, todos elaborados artesanalmente, y típicos de la gastronomía tradicional catalana y de la dieta mediterránea. El local está decorado con muebles en estilo tradicional y luz tenue que lo hace más acogedor, y en él se exponen la gran variedad de productos de la tierra. El local cuenta con diferentes mesas para degustar allí mismo sus especialidades artesanales y disfrutar de una tarde de lo más dulce. Para los italianos hay café Illy, diferentes variedades de té y el chocolate a la taza ecológico. Para acompañarlo unos pasteles, cookies y muffins artesanales (lo de nutella está de muerte) o las crepes dulces y saladas. Además ofrecen una variedad de productos para todos los gustos y es un espacio que te aísla un poco del bullicio de la plaza.

Big J’s Burger

En la calle Aribau se halla infiltrada una estación de servicio americana de los años cincuenta, o lo más parecido a eso: el local de Big J’s Burger, cuya decoración vintage da a esta empresa un punto a favor más para reivindicarse como uno de los diners más fieles a la cultura norteamericana que hay en Barcelona. Por eso su carta contempla muchos elementos de dicha cultura gastronómica, como hot dogs y sandwiches, snacks, frituras, milkshake y postres, aunque sus hamburguesas se erigen como el punto fuerte. Tienen hasta siete distintas para elegir, todas ellas a partir de carne de buey, con pan de elaboración propia y patatas fritas incluidas. La más ligera de la carta es la Richy’s Burger, la más básica de las siete, es un buen modo de entrar en contacto y apreciar con más precisión la carne que les llega varias veces por semana del País Vasco, pues contiene los ingredientes clásicos: queso, pepinillo y cebolla. Otra opción ligera es la Diegui’s Veggie, alternativa verde compuesta por hamburguesa vegetariana, queso, lechuga y tomate. A los verdaderos campeones, entre los cuales me incluyo, a lo verdaderos carnívoros de pies a cabeza llamará la atención la Big J’s Burger, un tándem a base de queso, lechuga, cebolla confitada, tomate, pepinillo y la friolera de 250 gramos de carne de buey! Hay otra especialidad a parte de las siete hamburguesas del menú, la hamburguesa tuneada. Tomando da base cualquiera de las combinaciones existentes y añadiendole uno de los ingredientes a pié de pagina sumando 1 euro por cada uno. Como decía, la carta se extiende a otros tipos de platos típicamente estadounidenses, de manera que los previos, los postres o las alternativas a la hamburguesa van desde nuggets o nachos con queso y chorizo hasta brownie con helado de vainilla o tarta de manzana, pasando por los bocadillos y las completas ensaladas.

12.02.12 Espanyol v Zaragoza

De la grande decepción y disgusto que me llevé ayer me quedo con la imagen más bonita. Al acabar el partido Luís Garcia, otro componente del trío maravillas echado a patadas por la puerta de atrás, va cruzando todo el campo vistiendo la camiseta blanquiazul, toda la afición se entrega y el al llegar bajo la curva besa el escudo. Nadie le hubiera pedido eso, pero el una vez más ha demostrado de ser un grande. Del partido no quiero hablar, en verdad no sabría de que hablar. Solo se que anoche habríamos podido acostarnos en zona champions pero si faltan los huevos…..no hay tortillas.

Casa Chelis

Casa Chelis, cuyo nombre es un viejo conocido en el panorama gastronómico barcelonés, ha sido, a mi juicio, una de las aperturas más interesantes de los últimos meses en la ciudad. Sin inventar nada nuevo, lo cierto es que este local de la calle Muntaner presume de hacer muy bien lo que sabe hacer: ofrecer recetas tradicionales en forma de tapas y medias raciones en las que siempre hallamos algún toque contemporáneo que marca la diferencia y que convierte Casa Chelis en uno de esos lugares que conviene anotar en la agenda y revisitar periódicamente. El establecimiento toma el nombre de aquel Casa Chielis que hace décadas presumía de congregar a la gente guapa de la ciudad, y está impulsado por los mismos promotores, aunque con interiorismo renovado y una cocina con la mirada claramente puesta en el siglo XXI. Aquí encontramos desde tablas de quesos (siempre me fijo a ver si hay una…) o embutidos a marisco fresco, o creaciones como la sopa de patata con langostino y huevo o el buen tataky de salmón o atún, creaciones de las que no conviene abusar si somos avispados y decidimos dejar hueco para su delicada carta de postres (la sopa de chocolate blanco con baileys deja sin palabras…). Justo al lado, y conectada internamente, La Martinera, su coctelería llamémosle adjunta, promete ayudarnos a hacer la digestión con un cóctel bien facturado.

J.Edgar

Clint Eastwood abre en canal una página crucial de los Estados Unidos, escrita por quien estuvo al frente del FBI desde su fundación en 1953 hasta el año de su fallecimiento, 1972: J.Edgar Hoover. Es un ejercicio de revisionismo similar al de su díptico sobre Iwo Jima, y otro certero puñetazo en el estómago del sueño americano. Triunfan de nuevo el impecable rigor expositivo del cineasta y la sabiduría para sortear el trazo maniqueo y echar el ancla en la ambigüedad del personaje, escurridizo y opaco, en claroscuro perpetuo, y de que Di Caprio hace una gran creación. Hay un tronco del film, el referente al secuestro del hijo de Lindbergh, que es puro Eastwood: lo mejor de Mystic River y El Intercámbio está ahí. E ideas, probablemente de guión (Dustin Lance Black), ingeniosas, como el papel jugado por James Cagney: el insigne actor aparece como gángster en un fragmento de The Public Enemy, justo después de una arenga de Hoover contra el crimen organizado, y más tarde en otro de Contra el imperio del crimen, ya reciclado en agente del orden. Hay muchas cosas de interés (social, político y humano) en esta obra, aunque como biopic anda varias lenguas por debajo de Bird: se echan de menos la intensidad, la hondura y el olor de tripas fuera de los grandes títulos de Eastwood.