Sherlock Holmes: juego de sombras

La semana pasada terminé de ver la primera entrega pensando: “al final la pelo abre las puertas a una secuela, pero que no cuenten conmigo”. Me equivoqué. Voy a la secuela y debo reconocer que, con el tiempo, la memoria de Sherlock Holmes mejoró la decepción que tuve con la primera entrega de esta saga que, en lugar de revivir un Holmes contemporáneo, diseño a un 007 en el Londres victoriano. Pero su gusto por el tebeo, su refinamiento artístico, y un cierto espíritu juvenil dulcificaron en mi memoria lo que fue un desencuentro doloroso. Asisto a la continuación y vuelvo a tropezar con la misma piedra: reconozco el oficio de Ritchie, de Robert Downey Jr., de Stephen Fry, de la diseñadora y de todos de cada uno de los profesionales de esta pelo, pero me sigo preguntando por qué sacar a Sherlock Holmes de su trabajo de lupa y cerebro para embutirlo en una máquina a todo gas más próxima al blockbuster que al sentir del Londres decimonónico. Tal vez sea más reposada y mejor que la primera, pero sigue siendo demasiado elemental para ser un verdadero Holmes.

Annunci

Pubblicato il 15 gennaio 2012, in Cinema con tag , , , . Aggiungi il permalink ai segnalibri. Lascia un commento.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: