Misión Imposible 4: Protocolo fantasma

Si hay un actor capaz de hacer lo que sea por ganarse el aplauso y el cariño del público, ese es Tom Cruise. Hubo un tiempo en el que se metió de lleno en papeles dramáticos con los que escalaba rápidamente hacía el Oscar (Born on the 4th of July, Magnolia), pero siempre han sido los films de más acción los que mejor le han funcionado, ya sea de la mano de su amigo Spielberg (Minority Report, La guerra de los mundos) o de la saga Misión Imposible, en la que no hay director que repita tras la cámara. Tras la impresionante prima entrega de Brian de Palma, que nos dejó escenas como la de Cruise colgando del cable a pocos centímetros del suelo, llegó John Woo. El director asiático, con larga experiencia en thrillers de acción, intentó convencernos de que quemar una rueda de moto acelerando sobre el asfalto era capaz de producir tanto humo como para camuflarnos del enemigo en una persecución. Misión Imposible 2, además, rodó una parte en Sevilla, lo que nos dejó anécdotas como el que aparecieran las fallas de Valencia quemándose en plena procesión de Semana Santa (tanto dinero en efectos especiales y tan poco presupuesto para documentarse). El todopoderoso J.J. Abrams (Perdidos), debutó en el cine dirigiendo la tercera parte, donde Ethan Hunt intentaba llevar una vida normal (y va a casarse) pero participa en una misión que le ponía en el punto de mira de un vengativo Phillip Seymour Hoffman. Misión Imposible: Protocolo fantasma está dirigida por un nombre que sorprendió: Brad Bird, un experto en el terreno de la animación. Ha sido animador, ha dirigido films como Los Increibles, Ratatouille, o El Gigante de Hierro, fue creativo para Pixar…y ahora prueba eso de dirigir a actores de carne y hueso. Bird ha aportado a esta cuarta entrega un toque de humor y ha despojado al equipo de espías de buena parte de sus recursos habituales.
Ethan Hunt ya no trabaja en solitario. Ahora le acompaña el genio informático Benji (Simon Pegg) y los agentes Jane Carter (Paula Patton) y Trevor Hanaway (Josh Halloway, el Sawyer de Perdidos). El problema es que el equipo mete la pata y pierde los códigos nucleares que debían proteger. Si a eso le sumamos una “visita” al Kremlin para conseguir información y un atentado en la Plaza Roja, del que culpan al grupo de Hunt, ya tenemos el punto de arranque de esta nueva misión: demostrar su inocencia y obviamente recuperar los códigos. Para ello, recurrirán a otro agente, William Brand (Jeremy Renner), un burócrata con mucho que esconder. Por cierto, este personaje se ha creado expresamente para poder sustituir a Tom Cruise en futuras entregas si éste rechaza participar.
Finalmente una curiosidad ésta película se ha rodado en muchos escenarios entre ellos Praga, Los Ángeles, Moscú, Bombay y Dubai. Precisamente en ésta última donde tiene lugar una de las escenas más impresionantes, en la que vemos a Cruise escalando por la fachada de la torre Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo (828 metros). El problema fue que el sol calentaba tanto el cristal que alcanzaba los 38 grados y no se podía tocar, así que el equipo tuvo que buscar una zona donde el sol no tocara de lleno tardando 4 días en rodar la secuencia.

Annunci

Pubblicato il 18 dicembre 2011, in Cinema con tag , , , , , , , . Aggiungi il permalink ai segnalibri. Lascia un commento.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: